La Orquesta Filarmónica de Bogotá, ha desarrollado su misionalidad desde el principio de su creación, garantizando los derechos culturales de los capitalinos y promoviendo la práctica de la música sinfónica, académica y del canto lírico, del mismo modo y a través de su gestión, la Orquesta ha aportado en el fortalecimiento del sector artístico impactando a músicos a nivel local, regional, nacional e internacional a través de innumerables artistas que han hecho parte de su desarrollo. 

Es así como la Orquesta, conocedora de sus sector, reconoce el valor que tiene la escritura  musical materializada en partituras, arreglos, ediciones orquestales, versiones musicales y composiciones enmarcadas en las diferentes vertientes que integran la música sinfónica, académica y el canto lírico y reconoce la importancia y la necesidad de garantizar que se protejan los intereses de los creadores (titulares de los derechos) de las obras que hacen parte del repertorio de las actividades artísticas que realizan las diferentes Agrupaciones y proyectos de la Entidad, fomentando el respeto por los derechos de autor y conexos, dentro de la gestión misional de la Orquesta.

Sustentados en esto, nace la estrategia “Carrera por nuestros Derechos de Autor”, con la cual se busca fortalecer las competencias de los servidores públicos de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, frente al conocimiento y aplicación de las acciones de protección y garantía de los Derechos de Autor y Conexos, mediante la transferencia de conocimiento de una forma interactiva y didáctica, donde se presentan conceptos básicos sobre la materia, que todos y todas, sin importar el rol que desempeñe al interior de la Orquesta, deben conocer y entender para así poder aplicar lo aprendido en la gestión de la Entidad.


Para poder jugar Carrera por nuestros Derechos de Autor encontrarás un click en el último slide (diapositiva) de la presentación. Es muy importante que leas atentamente cada una de las instrucciones allí dadas para que puedas entender el propósito del juego.

¡Sin leer no podrás jugar bien!